Home

Principios

Los seis principios básicos del Ministerio Cristocéntrico

Orar con pasión

Es orar con visión y una gran fe. Es importante entender que el ministerio es de Dios y primeramente necesitamos seguir Sus planes y metas y no las nuestras. La oración nos ayuda a buscar y andar en la voluntad de Dios. Nos ayuda a ser dependientes de Dios para servirle mejor. El mejor servicio que podemos brindar a nuestros jóvenes es el apoyo de la oración. El ministerio debe tener actividades de oración constantemente. ¡Hay que ser gente de oración constantemente y enseñar a los jóvenes a hacer lo mismo!

Actividades:

  • Tener a 3 hermanos orando 3 veces por la semana por 3 de sus amigos no creyentes.
  • Mantener un diario donde apuntas tus peticiones de oración y las respuestas que has recibido.
  • Orar por los eventos del ministerio en una manera específica: orar por las preparaciones, los participantes, los visitantes, las enseñanzas, los fondos, la logística, los cambios inesperados, etc. Hay que orar durante el evento y dar gracias a Dios después de él.
  • Armar un muro de oración con papel lógrafos donde los jóvenes pueden apuntar sus peticiones de oración, acciones de gracias, los nombres de los enfermos y sus amigos no creyentes.
  • Hacer tarjetas de oración con las peticiones de los jóvenes para entregar al Pastor, los diáconos y los ancianos de la iglesia para que les apoyan en oración.
  • Armar un calendario de oración colocando 2 ó 3 peticiones por cada día.
  • Armar el grupo de jóvenes en parejas o grupos de tres para poder orar durante la semana.
  • Armar grupos pequeños de 3 ó 4 jóvenes para poder orar por cosas específicas del grupo.
  • Armar una cadena de oración para las peticiones de emergencia.

Profundizar más con Cristo

Jesús quiere tener una amistad intima contigo. Aparte de tener un tiempo de oración y un devocional cada día con Él, debes tener un tiempo de meditación y aplicación de Su Palabra. Ese tiempo es cuando estás en la presencia del Señor enfocando tus pensamientos en Él y escuchando atentamente a Su voz. Cuando tomamos tiempo para estudiar la Palabra de Dios, meditar en ella, orar y escuchar la voz de Dios disfrutamos de un crecimiento de nuestra fe y una amistad con el Señor hasta el punto que Él se forma una parte intima en nuestras vidas.

Actividades:

  • Es bueno utilizar los devocionales preparados o los estudios bíblicos para ayudarte a profundizar tu entendimiento de la Palabra de Dios.
  • En el ministerio, hay que organizar eventos de edificación como; un ayuno, retiros de oración y estudio, paseos de reflexión y meditación personal.
  • Si sabes que hay algún obstáculo en tu amistad con Dios, hay que identificarlo y pedir que Dios lo quite y que te sane completamente para poder seguir creciendo en tu vida espiritual.
  • Debes reconocer que no puedes hacer las cosas solo, es Dios quien te usa y obra en tu vida.
  • Si tienes problemas con tu actitud o personalidad debes reconocerlo y pedir la ayuda del Señor permitiendo que Él te transforma a la imagen de Jesucristo.

Formar Líderes

Cada ministerio juvenil debe tener su grupo de líderes que está en constante preparación para servir. Estos líderes deben ser llamados al ministerio y tener un fuerte deseo de alcanzar a los jóvenes para Cristo. Debe haber un líder mayor o presidente, cuya responsabilidad es únicamente capacitar y discipular a los líderes de grupo. Si logran tener un grupo de líderes entonces la atención a cada joven va ser más personal y profunda.

Actividades:

  • Estudiar un manual o libro junto con el Pastor u otros líderes sobre el liderazgo. Cada líder debe asistir a 2 ó 3 capacitaciones al año para seguir creciendo en su rol.
  • Los líderes del grupo deben observar y anotar como el líder mayor lleva a cabo los trabajos del ministerio. Luego, deben ayudar al líder en organizar los trabajos y llevarlos a cabo.
  • Un nuevo líder aprenda observando, trabajando con el líder y luego haciéndolo solo.
  • Si no toman el tiempo para formar nuevos líderes, el grupo de jóvenes no va a crecer, ni durará.

Discipular estudiantes

Para crecer bien en tu vida espiritual, debes tener un hermano o hermana mayor que te esté discipulando Y un hermano o hermana menor a quien le está discipulando. Si en el ministerio, cada joven está siendo discipulando y a la vez, está discipulando a otros jóvenes, tu grupo crecería en número y espiritualmente. Será un ministerio de mucho éxito. El discipulado es la mejor manera de crecer en tu fe.

Actividades:

  • Buscar a un hermano o una hermana mayor que te pueda discipular durante los siguientes seis meses.
  • Buscar a un hermano o una hermana menor a quien tú puedes estar discipulando durante los siguientes seis meses.
  • La mejor manera de discipular a un joven es pasar tiempo con él o ella para que te pueda conocer, observar y aprender de tu ejemplo. Es importante tener tiempos de estudio bíblico formal y a la vez actividades divertidas para formar una amistad duradera y de confianza.
  • Un buen parte del discipulado es la consejería y las conversaciones sobre cómo practicar la vida cristiana en tu vida diaria.

Penetrar la cultura

Debes saber cómo aprovechar de las épocas de la navidad, las vacaciones y los feriados para organizar eventos y actividades especiales fuera de la iglesia para penetrar la cultura y llegar a los jóvenes no creyentes. En estas épocas los jóvenes están buscando actividades para pasar su tiempo bien. Hay que ir donde ellos están, conversar, conocerles mejor y compartir el evangelio con ellos. No dejen pasar estas oportunidades para alcanzar a los jóvenes para Cristo.

Actividades:

  • Hay que utilizar cualquier actividad que sirve para formar amistades con los jóvenes creyentes y no creyentes como; los paseos, los días de deporte, salir a comer, encuentros en sus colegios y universidades, caminatas, ver y discutir películas, estudiar algo juntos, formar grupos de discusión, etc.

Crear oportunidades de alcance

Estos son eventos especiales que se usa para compartir el mensaje del evangelio. El clave para lograr estos tipos de reuniones y eventos es escoger algo, un gancho, que llama la atención a la gente y les hace querer participar. Por ejemplo: las hermanas de la iglesia organizaron un evento especial para la navidad. Ellas invitaron a las hermanas y sus amigas no creyentes a aprender a preparar galletas navideñas. Durante la reunión compartieron la Palabra de Dios y dos Señoritas de la universidad aceptaron al Señor.

Actividades:

  • Organizar eventos de: deportes, paseos, caminatas, picnics, noches de película, noches de música, noches de drama, noches de mimo. Dentro de la actividad tomar unos 10 ó 15 minutos no más para compartir el mensaje del evangelio o un testimonio. Luego, por medio de las amistades, profundizar el mensaje con las conversaciones y el buen testimonio de tu vida.